MIEDO

Cuando observo a través de la ventana, sólo veo ignorancia y despreocupación de un mundo que se precipita a la perdición. Allá afuera la gente camina muy tranquila, ocupadas en sus mundos como para pensar en los demás, o siquiera en el presente. Todos están tan absortos, perdidos en las estupideces en sus cabezas, que no han reparado en los sucesos ocurriendo en el mundo.

Siento pena por aquellas personas, en especial por aquél chico de pantalones ajustados con los audífonos puestos, por la chica abrazada a sí misma con la sudadera en verano, por el sujeto borracho que durmió en la banca del parque por no tener nada más y por la mujer que critica a su supuesta amiga a sus espaldas. Un dolor ataca mi pecho al verles caer, hundiéndose en la oscuridad, como yo.

Escúchenme todos, escúchenme bien, porque sólo quiero advertirles de éste sitio frío y perverso donde me encuentro; no quiero que caigan aquí. De seguro no creerán en mis palabras, porque sólo soy un chico de quince años que está perdido en esta vida, quien no sabe de dónde viene o adónde va, pero les pido, desde el fondo de mi corazón impuro, prestarme un poco de atención, porque soy un adolescente con un alma anciana que teme del ahora.

Escúchenme, porque tengo miedo. No estoy pidiendo ayuda o comprensión, sólo intento desahogarme y advertirles a los otros. Temo a mi hogar y a las calles, también a las noticias de guerras, enfermedades, muertes, sequias, carencias de alimentos y la caída de la economía, situaciones dándose en varios países del mundo. Afuera está lleno de maldad ahora, ya no es seguro salir, porque sabes que podrías sufrir dos cosas si lo haces: un trauma o la muerte. Pero no hay opción, el libre albedrío no es parte de nosotros entonces, porque de alguna forma, estamos obligados a salir a la inseguridad humana que es la superficie.

Las dificultades se extienden por la tierra y la pereza en nuestro interior busca el camino fácil, el de pervertirse para conseguir lo que deseas, echando a la basura los valores de tus padres y arriesgando la vida. ¿Cuándo aprenderán que la delincuencia no es el camino? ¿Quiénes se creen ellos, simples mortales igual a mí, como para despojar a alguien de sus pertenencias y, si les viene en gana, soplar sus velas*?

No quiero este mundo, no quiero esta realidad, porque soy un chico joven que teme por la humanidad. Tengo quince años, no debería pensar estas cosas, no debería tener un alma madura, porque en el fondo quiero ser un crío haciendo idioteces y arriesgando todo en esta maravillosa etapa que debería ser la adolescencia. Pero aquí estoy, lleno de miedo mientras escribo esto.

Temo por las promesas escritas en un viejo libro, el cual dicen fue escrito por una deidad todopoderosa a través de seres humanos, y aunque quiero creer que ese no es más que otro libro, uno salido de la imaginación de alguien, redactado por el primer método de escritura existente, las palabras de mi padre sobre la venida del Señor al ver las noticias no ayudan a apagar la presión dentro de mí.

Me estremezco como nunca lo he hecho al oír de Él, porque sé las cosas que no le gustan, esas tatuadas en mi piel, y entonces temo por mí, porque si las palabras escritas en aquél viejo libro son ciertas, nada hecho por mí valdrá la pena cuando muera o su llegada surque el firmamento. ¿De qué servirán mis buenas acciones? ¿Cuál es el punto de querer vivir al máximo, si mis caminos me llevarán a la condena eterna? ¿Qué valor tendrán mis palabras? ¿Por qué esforzarme en ser alguien cuando al final seré ceniza? ¿Qué sentido tiene luchar por lo que creo, cuando un libro amenaza si no sigo sus reglas arderé en el infierno? No sé qué pensar, no sé si insulto al señor o a alguien más, pero si es así, no tengo nada para decir.

Quiero creer que soy libre, por al menos una vez en mi vida, y quisiera hacer oídos sordos a la autodestrucción del mundo, al inminente deterioro de la humanidad, pero es difícil cuando todo a mi alrededor es muerte y dolor. Aunque no lo parezca, lloro en silencio dentro de mi cabeza al meditar sobre el futuro, porque si las promesas de aquél libro arcaico son ciertas, todo lo planeado y anhelado no son más que pecados para manchar un poco más mi alma.

Quiero pensar en la situación luego del arrebatamiento, ya tengo un plan incluso, el cual consiste en nunca dejarme sellar y después permitir que me maten, porque al morir allí, se es posible ir al cielo, o al menos eso dicen; eso suena fácil. Pero entonces pienso más, y caigo en la realidad del sufrimiento que se vivirá antes de poder morir finalmente e ir al paraíso, el cual no estoy del todo seguro desear. Durante ese intervalo de tiempo, habrá más sufrimiento y violencia, también deseos de morir incapaces de ser cumplidos.

Mi corazón late rápido, una acidez me quema la garganta y ya no soporto mis propios pensamientos, creo estar perdiendo la cordura. Deseo que me escuchen ahora, quizá esta sea la última vez; les pido, por favor, si llegan a tener la oportunidad de arrepentirse, de ser perdonados, no la desaprovechen, ¡no malgasten el tiempo pensando que podrán hacerlo luego! Les pido tomar esa decisión desperdiciada por mí, porque ahora me siento exiliado del perdón o cualquier contacto celestial; ha de saber mi subconsciente, qué pecado cometí para haber sido desterrado de la oportunidad de vida eterna.

Quiero agradecerles su tiempo, por haberle permitido a un adolescente asustado hablarles sus pensamientos y sólo espero, no haberles contagiado mi miedo.


(*)Soplar sus velas: de forma metafórica, se refiere a asesinar a alguien.

Todos los créditos a Jose Garcia Cespedes, que aceptó a dejarnos publicar uno de sus escritos aquí.

¡Mil gracias, guapo! *Guiña un ojo*
Si quieres leer más cosas de él, presiona aquí

-Tooodaaas.

Anuncios

Un comentario en “MIEDO

  1. Qué escrito tan revelador y profundo. Mis aplausos al creador.
    Me sentí identificada en bastantes retazos del texto y debo decir que, en algún momento, toda persona se ha sentido así. Especialmente ahora, con tantas desgracias que nos acechan últimamente.
    Qué blog tan bueno hay acá. Por eso lo he nominado al Premio Dardos:
    http://todos-somos-cretinos.blogspot.com/2014/08/nominada-premio-dardos.html
    visítame si no sabes de qué se trata

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s